viernes, 1 de febrero de 2013

Como prevenir la obesidad infantil

La obesidad infantil se define como el exceso de grasa corporal que afecta negativamente la salud o bienestar de un niño. Tan solo en los Estados Unidos se estima que cerca del 65% de la población tiene alguna forma de sobrepeso, lo que arroja un 30% de ello son clínicamente obesos. Y se calcula que entre el 15% y el 20% de los niños del país tienen sobrepeso y casi un tercio del total son considerados clinicamente obesos.

Como los métodos empleados para determinar la grasa corporal son complicados, el diagnóstico de la obesidad generalmente se basa en el índice de masa corporal. Debido a la prevalencia de la obesidad en los niños y lo que esto afecta a la salud, se la ha reconocido como una cuestión seria de salud pública.

Además de que el sobre peso es malo para la salud otra desventaja de la misma es que genera baja auto estima y otros problemas de conducta en lso niños que la padecen. El estrés y la depresión son muy comunes y como efecto de esto hace que estos niños con sobre peso caigan en comer en exceso para palear sus problemas de baja estima.

Uno de los consejos para bajar de peso para los padres que tiene hijos con obesidad infantil es tratar de ayudarlos para salir de este estado, tener una dieta saludable y evitar que vivan aisladas del resto. Recuerda, con el tiempo puede acarrear serios problemas para su salud.

Como prevenir la obesidad infantil


La mejor manera de ayudar a reducir la obesidad infantil es el conocimiento. Como padres, no podemos tomar la posición de que es saludable para nuestros niños tener sobrepeso. Desde luego que tienen que comer lo suficiente para estar sano y para crecer adecuadamente, pero hay que saber dónde trazar la línea entre lo que es un peso saludable y lo que es el sobrepeso.

A menudo, los padres obligan a que los hijos se coman todo lo que les sirven con la idea de que necesitan más alimentos porque están en la etapa del crecimiento. El hecho es, sin embargo, que el gasto de energía necesario para mantener una buena tasa de crecimeinto es de sólo el 2% del gasto energético diario. Con esto en mente, el apetito de un niño debe ser tomado en cuenta para determinar la cantidad que necesitan para comer. El cuerpo no miente, si se siente lleno con comer medio platillo con eso basta.

Los hábitos alimenticios son aprendidos


Los niños, al igual que los adultos, si se les proporciona una dieta balanceada con un acceso limitado de comida chatarra y comidas rápidas, va a comer todo lo que necesita y se detendrá cuando se siente saciado. Obligar a los niños a comer más,  sólo les enseña a comer en exceso desde una edad temprana. Este hábito entonces por lo general se traslada a su vida adulta. Así lo aprendieron de niños y lo toman como algo normal.

Las calorias son necesarias para el crecimiento


A veces, cuando un padre se entera de que su hijo esta en sobrepeso, van a tratar de seguir dietas que ellos siguen y que son muy bajas en calorías. Esto no es bueno en absoluto ya que los niños necesitan una cierta cantidad de calorías para su crecimiento y restringiendo las calorías de manera excesiva y de golpe puede interferir con el proceso normal de crecimiento. Es mejor conocer la cantidad adecuada de calorías que deben estar recibiendo.

El ejercicio para bajar de peso


Por último, pero no menos importante, la falta de ejercicio es parte de la razón por la que tantos niños tienden a engordar. El niño de la escuela media pasa más tiempo viendo la televisión y jugando videojuegos o frente a la computadora de lo que pasa en la escuela. Incluso cuando están en la escuela, la mayoría de los niños sólo reciben entre 60 y 90 minutos como máximo de educación física a la semana.

Como puedes ver la clave para prevenir la obesidad infantil es proporcionarles alimentos nutritivos y que consuman las raciones lo que su cuerpo les pida. Solo en caso que tu hijo no tenga apetito y quiera comer solo alimentos chatarra es monento de preocuparse. Comer lo suficiente y saudable asi como mantenerse activos mediante ejercicios y visitas regulares con un nutriólogo puede ayudar a tu hijo con sobrepeso a bajar de peso y tener una etapa de crecimiento sana y feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario